Henri-Lévy opina: “Caso DSK: cuestión de principios”

Siempre atento a las cosas del mundo, Bernard Henri-Lévy reafirma en cada opinión su pertenencia  a la tradición del “gran intelecutal francés”. De su blog tomo uno de sus textos a proposito del “ruido mediático que acompaña el caso Strauss-Khan, que no tiene en cuenta la presunción de inocencia, puede llegar a ejercer una terrible influencia sobre el tribunal que en su día juzgue los hechos”.

Strauss-Kahn judicializado en Nueya York
Strauss-Kahn judicializado en Nueya York

Mantengo que ese famoso perp walk, esa salida de la comisaría de Harlem bajo los flashes de los fotógrafos convocados por la policía, fue una humillación deliberada y no contribuyó en nada al establecimiento de la verdad.

Mantengo que argumentar que esa prueba es “la misma para todos” es una tomadura de pelo, además de una hipocresía, pues a todos no les esperan los mismos pelotones de cazadores de imágenes preparados para enviar por todo el mundo los clichés de su hombre esposado y ya desacreditado. Ese supuesto trato igualitario es una ilusión que encubre una iniquidad.

Mantengo que al dar esa imagen degradante de Dominique Strauss-Kahn, al insistir torpemente en su confinamiento en una galería de la prisión de Rikers Island reservada a los presos con enfermedades contagiosas y, finalmente, al aderezar su puesta en libertad con unas condiciones dignas de un jefe de la Mafia -y, una vez más, inútilmente hirientes-, han hecho como si ya hubiese sido declarado culpable, atentando así contra el pilar de toda justicia: el principio de la presunción de inocencia.

Mantengo que los tabloides que, desde el primer minuto y antes de que se supiese nada de la versión de los hechos del interesado -por no decir de los hechos a secas-, trataron a Strauss-Kahn de “perverso” (portada del New York Post), se indignaron por su puesta en libertad (el New York Post de nuevo: “El villano se ha librado”) y se hicieron eco de rumores sin verificar, siempre en su contra y que cambiaban cada dos horas (la partida precipitada… el billete comprado a hurtadillas… su aspecto estresado…), se erigieron en jueces en lugar de los jueces, lo que, una vez más, es una infracción de las leyes más elementales del derecho.

Mantengo que hemos visto formarse en torno al presunto inocente Strauss-Kahn un tribunal de opinión que, al revés que el otro, no se para ni en indicios ni en pruebas ni en testimonios contradictorios. Y mantengo que ese tribunal es

Continúa leyendo Henri-Lévy opina: “Caso DSK: cuestión de principios”

Anuncios

Gadhaffi enfrenta su desafío más serio en 42 años

 
Esta revolución ciudadana inicia un nuevo ciclo político en Arabia

Debo decirlo, respecto a la cobertura de prensa sobre Libia, en esta ocasión estoy en desacuerdo con mi amigo Gunther Seelman. Antes de ayer el distinguido dirigente socialista judío me exponía como la agencia noticiosa TeleSur ha cubierto de modo ecuánime los eventos libios.

Decidí revisar, y me formé una implacable opinión: TeleSur, de modo  vergonzoso incumple con la misión periodística de informar. Se comporta como una agencia de relaciones públicas, y peor, ha sido sobrepasada por la realidad. Según TeleSur hoy viernes 25, Trípoli recupera la normalidad luego del discurso público del jerarca durante una manifestaciones pública a favor de Gadhaffi, y la oposición controla sólo las ciudades del Este del país. Pero es cosa de pegarse una vuelta por Lybia al Youm, la vía de comunicaciones de la oposición libia para darse cuenta que la noticia no dice relación con lo táctico sino con que la opinión pública del país petrolero ya degradó a Gadhaffi y su familia.

 La insurrección de las tribus o el colapso interno

En primer lugar Lybia al Youm informa ahora sobre la actitud de las tribus. La mayoría de ellas se ha pasado a la oposición. Falta eso sí una importante, la tribu Qadhadhfa, pero es obvio que así sea, lucha por su supervivencia ya que se trata de la hamule de Mu’ammar al-Gadhaffi. Los últimos días han roto con el régimen los Hawara, Azwaid, Aharabi, los Alawanin de la zona de Qasr, la antigua ciudad romana y bizantina, todas vinculadas al clan Sa’adi que gobernó el país en el pasado. Las tribus se refieren a Gadhaffi como “el tirano”. Otras tribus, que son transnacionales, como

Continúa leyendo Gadhaffi enfrenta su desafío más serio en 42 años

‘Política judía, cultura judía’: El marxismo yankee

Leer a Louis Proyect es toda una experiencia. Se trata un personaje del marxismo gringo, una suerte de Andree Jouffé recargado o Herman Schiller sin tragedia. Informático de la Universidad de Columbia ha dedicado toda su vida al activismo político. Es conocido por ser fundador de Marxmail, el sitio de conversaciones heredero directo de la primera lista de correos sobre marxismo en Internet (colectivo Cucaracha, julio 1994). Como buen judío del ala yankee más izquierdista, atesora su militancia en el US Socialist Workers Party (SWP) durante los 70’s; el viaje de rigor a la Nicaragua sandinista en los 80’s y, el activismo por la justicia social en la Sudáfrica post apartheid. Entre sus hobbies incluye el trote, bicicleta, ajedrez y escuchar música y escribir sobre todo, incluso cine chileno.

Su activismo comenzó en el movimiento trotskista americano en 1967 con ocasión de su maestría en la New School University (NY). Sin embargo, “pronto y a pesar de mi profundo respeto por León Trotsky como pensador marxista” ve al trotskismo norteamericano como un error sectario. En los años ochenta, como tantos, fue activo en el movimiento de solidaridad con América Central y en CISPES, una ONG que envió programadores informáticos y otros profesionales cualificados a colaborar con el gobierno del Frente Sandinista. El proyecto se extendió al sur de África y significó una potente experiencia de colaboración con el Congreso Nacional Africano y la mítica SWAPO angoleña. La era de Internet le permitió crear el ya clásico foro marxista y una multitud de otras iniciativas como la puesta en línea de The American Socialist, una revista sobre trotskismo disidente de la década del 50’, y la creación de un pequeño archivo con los escritos de James M. Blaut (1927-2000), geógrafo y antropólogo además de intelectual y revolucionario.

Así es Louis Proyect, incorregible, porfiado, punzante. Su mundo es a veces simplista pues parece dividirse entre el bando de los opresores y el bando de los oprimidos; otras veces es complejo y gusta de hacer rabiar a los creyentes en el eslogan “otro mundo es posible”. He traducido libremente un texto suyo escrito hace exactamente diez años. Antes de la caída de las torres gemelas, de Camp David 2 y la Segunda Intifada. Del tiempo cuándo los palestinos-israelíes aún se definían como árabes-israelíes, el ídisch no estaba de moda, y no se confundía hasbará con identidad. Antes de trastocarse la calle judía, de vigías críticos de Beilin y Rabó a gruppies embobados por Rahola y Perednik… Prácticamente, antes de todo. Escrito con un estilo vibrante,

Continúa leyendo ‘Política judía, cultura judía’: El marxismo yankee