El Klezmer en la República Democrática Alemana (DDR)

En condiciones difíciles y siempre bajo sospecha, el klezmer y su base el yiddishkeit, logró sobrevivir e incluso prosperar bajo la atenta mirada de la stasi, el omnipresente servicio de inteligencia de la RDA. Cuándo cayó el muro de Berlín, los reunificados alemanes se volcaron a esta música que se cultivaba en Nueva York y Londres pero que de modo irrefutable les hablaba de sus propias raíces en el Este.

El contexto sociopolítico: la República Democrática Alemana

Después de la derrota alemana en 1945, la Unión Soviética ocupó las zonas del país menos industrializadas. Los grandes núcleos urbanos quedaron para Occidente. El 7 de Octubre 1949 se funda la RDA como respuesta a la fundación de RFA pocos meses antes. Aislada de Occidente y con el Ejército Rojo en el país, la RDA no tuvo otra opción que ser un estado satélite soviético. Pero no fue un estado cualquiera, desarrolló una potente y peculiar cultura en medio de un sistema ominoso. Ese país ya no existe, pero Occidente vive hoy una suerte de nostalgia, Ostalgie, por un mundo que conoció sólo desde la perspectiva del prejuicio y que hoy se re-visita.

La ardua vivencia judía en la Alemania comunista

La actividad demográfica judía en la RDA podría decirse que fue de un constante despoblamiento. Los escasos judíos que sobrevivieron la Shoah, pronto fueron impactadas por la división de Alemania y la construcción del Muro. Pero fue El Proceso Slansky (Praga, 1952), donde resultaron ejecutados doce dirigentes del Partido Comunista Checoslovaco inocentes, y que tuvo caracteres paranoicos (once eran judíos), demostraron a los judíos alemanes que lo mismo podría suceder en la República Democrática Alemana y no le importaría a nadie. Después de la Guerra de los Seis Días (1967) vino una respuesta antisemita por parte de la nomenklatura del SED (Die Sozialistsche Einheitspartei Deutschlands), el partido único de la RDA, que significó la huida de buena parte de los ciudadanos judíos del país. En el mismo sentido, ¡Que decir! del impacto y desamparo de los judíos del Este cuándo corrió la noticia de la revocación de la ciudadanía y expulsión de los judíos polacos en 1968. se trató de un proceso injurioso que incluyó -incluso- a comunistas que eran parte del apparatchik, a héroes de la talla de Leopold Trepper, voluntario en las Brigadas Internacionales en la España republicana y luego “Grand Chef”, líder de la red antinazi clandestina más grande de la Segunda Guerra conocida como La Orquesta Roja, o filósofos de renombre como

Continúa leyendo El Klezmer en la República Democrática Alemana (DDR)

Emunah (Fe) en la busqueda de nuevas identidades judías

Escribir con entusiasmo creyente un post en apología a la Emuná (la palabra hebrea para fe) nunca estuvo en mis planes pues ‘soy ateo gracias a Di’s’ pero ¡Oy Gevalt!, me declaro ahora adicto a Emunah, la banda que remece el circuito británico de la world music. Su repertorio de hiphop y psyco-klezmer me hace gozar cuándo sacude las tradiciones judías con su con su fusión de melodías del mundo: rock, breaks, voces y bases drum & bass.

El nacimiento de está nueva fe sucede luego de noctámbulas conversaciones en una casa del norte de Londres el año 2002, cuándo dos amigos convierten el dormitorio de uno de ellos en el templo sacro donde hoy desvarían seis iniciados en la música radical judía. Se trata de una ‘fe’ cuyos demiurgos proceden de diversos orígenes étnicos, eso incluye creyentes judíos, israelíes agnósticos e inmigrantes rusos.

Pero como buena fe que se precie de tal, lo que está removiendo Emunah en los pubs britanicos sobrepasa la mera practica del klezmer world music; son parte importante de la actual revolución contracultural judía. Aquella que empezó en Nueva York a principios de los 90′ como el entusiasta intento de crear una nueva identidad judía, de estructura más radical, menos culpable y con nuevos sentidos de diversión. Ese mismo movimiento contracultural que edita Heeb Magazine, JLifestyle o The anarchist ortodhox, y que tanta falta hacen en nuestras mostrencas kehilot chilenas y andinas.

Emunah entusiasma porque no sólo suena bien sino que suena irremediablemente judío, adictivamente hip-popero y garantizadamente libre; como ocurre con su versión tardo-industrial del tradicional salmo Essai Einai, o el anómalo tango-beat, que sonará delicioso al publico trasandino de YOK (judaísmo a tu manera), la agrupación de amigos porteños que hastiados de proseguir con los kvetchjed (quejidos) de la argentinidad judía,

Continúa leyendo Emunah (Fe) en la busqueda de nuevas identidades judías