Polonia reconoce con Oro a Zygmunt Bauman a sus 85 años

 

Bauman con la condecoración

El Profesor Zygmunt Bauman recibió este viernes 19 de noviembre, día de su cumpleaños número 85, de manos del ministra de cultura Bogdan Zdrojewski la złotym medalem Zasłużony Kulturze – Gloria Artis (Medalla de Oro al Mérito Cultural – Gloria Artis), en el salón honor del Palacio Zamoyski. Semanas antes había recibido otros homenajes en la ciudad de Cracovia. Con esto Polonia busca reparar el daño que le hiciera al expulsarle por judío en 1968. Desde hace algunos años que Polonia reivindica su figura en razón de ser hoy el más famoso pensador social vivo del país del Vistula.

Anuncio de conferencia de Bauman
Anuncio de la conferencia "Movimientos sociales y política"

El día anterior, mostrando una lucidez notable fue el disertante en la conferencia ” Movimientos Sociales y Política “, donde comentó su ensayo de 1976, recientemente traducido al polaco Socialismo, utopía activa. En este texto clásico, Bauman traza respuestas iniciales a preguntas de hoy  ¿Necesita el mundo una nueva utopía? ¿La derrota de los grandes proyectos utópicos del siglo XX en el campo de batalla deja sólo la posibilidad del capitalismo global? ¿Cuál es el horizonte de cambio que traen los movimientos sociales contemporáneos – local y global?  ¿Usted que lucha por otra globalización puede realmente cambiar el mundo o es sólo parte de la nueva decoración en el teatro político del siglo XXI?.

El  profesor Zygmunt Bauman es un sociólogo de renombre mundial por su gran imaginación sociológica para dar cuenta de la fragilidad de los lazos humanos. Filosofo postmodernista, ha introducido en el lenguaje corriente ideas como “modernidad liquida”, “modernidad tardía” o  “turistas y vagabundos”.

Nació en Poznan en un hogar humilde, y secular. Tomó el último tren a la Unión Sovietica antes de la ocupación total de Polonia, allí sirvió en el ejército polaco  (sovietico) dónde alcanzó el grado de mayor con sólo veinticinco años. Peleó las batallas de Kolzberg y  de Berlín. También será el tiempo en que se afílie con entusiasmo al partido comunista. Al finalizar la guerra estudió filosofía en la Universidad de Varsovia.

En 1968 por instrucciones del partido comunista polaco, fue obligado junto a otros cientos de judíos, a abandonar Polonia ocasión de uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente polaca. A partir de su exilio sería profesor en universidades de Israel, el Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia, Terranova. Desde 1971 hasta su jubilación en 1990 dirigió el Departamento de Sociología de la Universidad de Leeds. Su nombre se menciona entre los más importantes creadores del concepto de “post-modernismo” En 1989, por su libro Modernidad y Holocausto fue galardonado con el Premio Europeo Amalfi. En 1998 recibió el premio Theodor W. Adorno, y el 2010 el Príncipe de Asturias, entre otros.

En la actualidad las ideas de Bauman iluminan a toda una nueva generación de socialdemocratas y comunistas. Por ejemplo,su visión de una humanidad pérdida en la busqueda del mercado a encontrado eco en la voz del líder del partido laborista inglés Ed Miliband,

Koszmar, la pesadilla de polacos, chilenos y argentinos.

Mary Koszmary (La pesadilla de María) es una ucronía audiovisual de la artista Yael Bartana. Filmado en Varsovia está rodada en un plano único y dura sólo algunos minutos, pero la potencia de su imagen y guión dan cuenta de una nueva vía de examinar -sencilla y brutal a la vez- la contemporaneidad judía, la europea y más allá.

Jorge Zeballos Stepankowsky.

“¡Judíos, compatriotas… Vuelvan a Polonia, su país!” Exclama con sinceridad ‘el líder’ a una audiencia silente. Si eres judío o conoces la historia del judaísmo polaco te parecerá una afirmación extravagante. Es que el cortometraje Mary Koszmary (pesadilla, en polaco) dirigida por Yael Bartana, una israelí egresada de la Escuela Belzalel, arrebata los sentidos.

El guión es de los polacos Kinga Dunin y Slawomir Sierakowski, quien además personifica al líder. La trama se inicia con los primeros sones del himno nacional de Polonia. De pie sobre el pasto, a contrapicado un hombre joven -‘el líder’- declama la solución para la pesadillas que atacan su nación. En español suena como si se tratara de ‘La pesadilla de María’ (por extensión Polonia). Está vestido como tecnoburocrata, corbata roja, chaqueta de cuero, lentes. La alocución posee el rigor estético del realismo socialista pero lo que conmueve es la audiencia; se trata de unos invisibles “presentes-ausentes”. El líder habla desde el centro de un enorme y vacío estadio, árboles jóvenes y susurrantes que han crecido en las derruidas graderías, parecen mecerse no por el viento sino por sus palabras. El escenario es real. Se trata del hoy abandonado Stadionu Dziesieciolecia de Varsovia, construido en 1954 con los escombros del alzamiento de 1944. Es un complejo y polivalente símbolo del reciente pasado comunista. No hay duda que la secuencia tiene como marco la disputa local sobre que hacer con del patrimonio polaco, siempre entre la demolición y la rehabilitación, el olvido y la anamnesis. El líder exclama:

“Zydzi! Rodaków! Ludzie! Luuuudzie!

Wróc do Polska, do swojego kraju! “

“¡Judíos! ¡Compatriotas! ¡Gente! ¡Geeeente!

¡Volved a Polonia, tu país!”.

Simplemente te eriza los pelos. La israelí Bartana propone jugar a una versión diferente de la historia, la fantasía de una historia distinta, la ucronía. Curioso, análogo a la novela ucrónica de Michel Chabón El sindicato de policía Yiddish (2007), la puesta en escena, el discurso son muy realistas, pero las imágenes y las palabras llegan a los oídos como fantasmagoría pura.

Continúa leyendo Koszmar, la pesadilla de polacos, chilenos y argentinos.