Argelia: la nación que vence al terror yihadista

El propósito de este artículo es responder como Argelia está haciendo frente al brutal terrorismo residual de los 90’s. Un fenómeno, que lleva a preguntar: ¿Quienes son estos nuevos terroristas? ¿Cómo están organizados? ¿Quién financia el terrorismo en Argelia?, ¿Cómo, y con qué método? ¿Cuáles son sus beneficios? y, ¿Cual es la estrategia para luchar de modo eficaz contra el terrorismo en Argelia?

Luego de los oscuros años de 1990, de la guerra civil, sus 200.000 muertos, como de la Política de Reconciliación Nacional del presidente Bouteflika (discutible según algunas opiniones); un respetable período de calma dio esperanzas al pueblo argelino, pero el temor y ansiedad retornaron a los rostros luego de los recientes y espectaculares ataques terroristas que han sacudido el 2007 y 2008 al norte de Argelia, en especial a las ciudades de Argel y Kabilia.

Es que el antiguo terrorismo argelino, nacido en los años 90’s es para muchos locales como una suerte de volcán, que estuvo dormido durante algunos años, y que de modo esporádico, escupe hirviente y furiosa, su devastadora lava.

Hay que consignar que se trata de células devastadoras pero que responden a una suerte de terrorismo residual, esporádico, y que no pueden compararse en intensidad o brutalidad, o en las pérdidas humanas y materiales, con aquel terrorismo que llenó de dolor al mundo hace casi 20 años. La situación de seguridad en Argelia ha mejorado claramente, pero este triunfo contra el terror de los 90’s es también la causa que ha llevó a los terroristas a cambiar sus métodos y revisar el declive de su proyecto expansivo.

¿Quiénes son estos terroristas, y cómo se organizan?

Hay consenso (prensa, INTREPs, think-tanks) que los activistas de Al Qaeda por el Magreb Islámico (AQMI), el ex-GSPC argelino, dirigido por Abdel Droukel, alias Abdelwadoud, se apoyan en torno a un núcleo duro (yihadistas extremistas) cuyo cuartel general se encuentra en el denso e impenetrable bosque de montaña de la región de Boumerdes, con comunidades dispersas por todo el macizo forestal de la zona. Este núcleo mantiene la unidad y coordinación de varios grupos de supervivientes del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate de los años 90. La cadena sigue por

Continúa leyendo Argelia: la nación que vence al terror yihadista

Atentados en Argel, la punta del iceberg del salafismo radical


Treinta y tres muertos, más de doscientos cincuenta heridos, es el luctuoso balance de dos atentados suicidas acaecidos en Argel. La ciudad fundada por el héroe mítico Hércules necesita probar ahora su fortaleza para hacer frente al radicalismo salafista.

Por Jorge Zeballos Stepankowsky

Dirigidos en particular, contra el Estado argelino, los atentados contemplaron el Palacio del Gobierno y un edificio de la policí­a que también es sede de la Interpol. Reivindicados por Al-Qaida para el Magreb Islámico (en árabe, الجماعة السلفية للدعوة والقتال), el nuevo nombre tomado en enero de 2007 por el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), supone la visualización de una organización conocida en el ámbito de la seguridad internacional por ser apologética del salafismo integrista radical, una de las miradas de supremacismo islámico más rigorista y enemiga de la modernidad. Esta ideología insiste en la demolición de la modernidad para levantar una teocracia islámica en todo el Noroeste de África. Ciertamente una visión mucho más compleja que una simple filial argelina para Al-Qaida.

En Latinoamérica, poco es lo que sabemos del grupo; muchas de las informaciones que circularon en los últimos días se basan en analistas en terrorismo, que han prodigado análisis apresurados y pletóricos de afirmaciones inverificables. La realidad es que no estamos preparados para hacernos una idea del peso del grupo y su actual implantación en los otros países del Magreb y ciudades de la metrópoli francesa, donde tiene sus redes financieras.

El origen de Al-Qaida para el Magreb Islámico está en Argelia en 1997 como la escisión del Grupo Islámico Armado (GIA) encabezada por Hassan Hattab, un comerciante quien se dio a conocer como terrorista con el asesinato del ex primer ministro argelino Kasdi Merbah cinco años antes. Hatab lideró el GSPC durante varios años, pero en septiembre de 2006 se acogió a la Ley del Perdón que reguló una polémica amnistía para los terroristas islámicos arrepentidos, iniciativa del Presidente Bouteflika para superar la guerra civil.

Otros líderes de la organización son el muftí Ahmed Zarabib, los líderes espirituales Abu Qutada (jordano) y Abu Al Haitan. Vinculada desde sus principios la Yihad islámica y, desde 2002 progresivamente con Al Qaeda. La comunidad de inteligencia la considera como una de las organizaciones de terrorismo islámico más peligrosas de Europa y el Magreb.

Sin embargo, más son las zonas grises respecto de las actividades de los ex-GSCP, y mucha responsabilidad le cabe en esta situación a las propias autoridades argelinas que no desean hacer luz sobre los años de la guerra civil y la implicancia

Continúa leyendo Atentados en Argel, la punta del iceberg del salafismo radical