¿Qué es esta languidez, que penetra mi corazón?: Paul Verlaine en yiddish

 

 

“Le Juif Errant” escultura en Notre-Dame de Victor Pyanet. “Ces monstres qui guettent Paris”. La foto es de François Grunberg.

Llora mi corazón (II pleure dans mon coeur) es un conocido poema de Paul Verlaine, musicalizado, parafraseado, traducido en decenas de idiomas. Aquí Esther Goffstein se aventura con su traducción al yiddish ¿Como suena el llanto del corazón en la mameloshn? vealo a continuación.

Publicado por primera ves en Romances sans paroles, trata de una colección de poemas que evocan el paisaje interior, los sentimientos de melancolía, el mal du siécle. Quizás son la forma de expresar su desazón por la ruptura con su esposa, o su amigo Rimbaud, quizás sean simples bocetos de viaje. Como sea, la idea de Romance, destaca la musicalidad de su lectura, la rima que se repite al final de cada palabra. Hay una suerte de melodía en las palabras que se forma por la reanudación de las mismas palabras e incluso sonidos. Es el hechizo musical que se impone a la sensibilidad.

Esther Goffstein en 1997 buscó la forma de traducir el poema del celebre simbolista francés al yiddish, aquí el resultado:

Es khlipet in harts /     Il pleure dans mon coeur /                 Llora en mi corazón

Vi es dripet in shtot. / Comme il pleut sur la ville; / como llueve sobre la ciudad

Vos iz di shmakht /    Quelle est cette langueur /                 ¿Qué es esta languidez

Vos ikh fil in mayn harts? / Qui pénètre mon coeur ? /         que penetra en mi corazón?

La traductora propone también

Continúa leyendo ¿Qué es esta languidez, que penetra mi corazón?: Paul Verlaine en yiddish

Henri-Lévy opina: “Caso DSK: cuestión de principios”

Siempre atento a las cosas del mundo, Bernard Henri-Lévy reafirma en cada opinión su pertenencia  a la tradición del “gran intelecutal francés”. De su blog tomo uno de sus textos a proposito del “ruido mediático que acompaña el caso Strauss-Khan, que no tiene en cuenta la presunción de inocencia, puede llegar a ejercer una terrible influencia sobre el tribunal que en su día juzgue los hechos”.

Strauss-Kahn judicializado en Nueya York
Strauss-Kahn judicializado en Nueya York

Mantengo que ese famoso perp walk, esa salida de la comisaría de Harlem bajo los flashes de los fotógrafos convocados por la policía, fue una humillación deliberada y no contribuyó en nada al establecimiento de la verdad.

Mantengo que argumentar que esa prueba es “la misma para todos” es una tomadura de pelo, además de una hipocresía, pues a todos no les esperan los mismos pelotones de cazadores de imágenes preparados para enviar por todo el mundo los clichés de su hombre esposado y ya desacreditado. Ese supuesto trato igualitario es una ilusión que encubre una iniquidad.

Mantengo que al dar esa imagen degradante de Dominique Strauss-Kahn, al insistir torpemente en su confinamiento en una galería de la prisión de Rikers Island reservada a los presos con enfermedades contagiosas y, finalmente, al aderezar su puesta en libertad con unas condiciones dignas de un jefe de la Mafia -y, una vez más, inútilmente hirientes-, han hecho como si ya hubiese sido declarado culpable, atentando así contra el pilar de toda justicia: el principio de la presunción de inocencia.

Mantengo que los tabloides que, desde el primer minuto y antes de que se supiese nada de la versión de los hechos del interesado -por no decir de los hechos a secas-, trataron a Strauss-Kahn de “perverso” (portada del New York Post), se indignaron por su puesta en libertad (el New York Post de nuevo: “El villano se ha librado”) y se hicieron eco de rumores sin verificar, siempre en su contra y que cambiaban cada dos horas (la partida precipitada… el billete comprado a hurtadillas… su aspecto estresado…), se erigieron en jueces en lugar de los jueces, lo que, una vez más, es una infracción de las leyes más elementales del derecho.

Mantengo que hemos visto formarse en torno al presunto inocente Strauss-Kahn un tribunal de opinión que, al revés que el otro, no se para ni en indicios ni en pruebas ni en testimonios contradictorios. Y mantengo que ese tribunal es

Continúa leyendo Henri-Lévy opina: “Caso DSK: cuestión de principios”

Gadhaffi enfrenta su desafío más serio en 42 años

 
Esta revolución ciudadana inicia un nuevo ciclo político en Arabia

Debo decirlo, respecto a la cobertura de prensa sobre Libia, en esta ocasión estoy en desacuerdo con mi amigo Gunther Seelman. Antes de ayer el distinguido dirigente socialista judío me exponía como la agencia noticiosa TeleSur ha cubierto de modo ecuánime los eventos libios.

Decidí revisar, y me formé una implacable opinión: TeleSur, de modo  vergonzoso incumple con la misión periodística de informar. Se comporta como una agencia de relaciones públicas, y peor, ha sido sobrepasada por la realidad. Según TeleSur hoy viernes 25, Trípoli recupera la normalidad luego del discurso público del jerarca durante una manifestaciones pública a favor de Gadhaffi, y la oposición controla sólo las ciudades del Este del país. Pero es cosa de pegarse una vuelta por Lybia al Youm, la vía de comunicaciones de la oposición libia para darse cuenta que la noticia no dice relación con lo táctico sino con que la opinión pública del país petrolero ya degradó a Gadhaffi y su familia.

 La insurrección de las tribus o el colapso interno

En primer lugar Lybia al Youm informa ahora sobre la actitud de las tribus. La mayoría de ellas se ha pasado a la oposición. Falta eso sí una importante, la tribu Qadhadhfa, pero es obvio que así sea, lucha por su supervivencia ya que se trata de la hamule de Mu’ammar al-Gadhaffi. Los últimos días han roto con el régimen los Hawara, Azwaid, Aharabi, los Alawanin de la zona de Qasr, la antigua ciudad romana y bizantina, todas vinculadas al clan Sa’adi que gobernó el país en el pasado. Las tribus se refieren a Gadhaffi como “el tirano”. Otras tribus, que son transnacionales, como

Continúa leyendo Gadhaffi enfrenta su desafío más serio en 42 años

Egipto, el faraón golpeado por la revuelta de los jazmines

Desde ayer que no puedo acceder a la prensa egipcia. El decano cairota Al Ahram sufre el apagón de internet ordenado por el gobierno, mis otras fuentes .eg como la cámara online desde el Sheraton Cairo Hotel, también. Ya son cinco días de manifestaciones callejeras y tengo más preguntas que respuestas. ¿Estarán contados los días de Hosni Mubarak en su cargo? ¿Será aún posible el plan sucesorio de su hijo Gamal? ¿Alcanzará la legitimidad que busca el nuevo gabinete? ¿ Omar Suleiman, el curtido articulador, logrará pacificar las calles? ¿Qué papel tomará Mohamed El Baradei? ¿Qué rumbo tomará el ejército? ¿Los islamistas conseguirán tomar las riendas de la opinión pública?. Para el martes 1° de febrero la oposición egipcia a llamado a una huelga general. A partir de ese día, independiente del resultado Egipto habrá cambiado el rumbo de su historia política contemporánea. 

Mubarak desenchufa a Egipto de Internet. Comic viral

 

Mientras busco responder esas preguntas, las manifestaciones callejeras en Alejandría, Suez y El Cairo no ceden. Continúan a pesar de los golpes, gases lacrimógenos, balas de goma, las detenciones y el centenar de fallecidos. El precio del petróleo se dispara; la bolsa de valores cairota se desploma; el turismo se suspende. Los Hermanos Musulmanes, la principal fuerza de oposición en Egipto, llamó hoy sábado a un traspaso pacífico del poder, y a formar de un gobierno de unidad nacional pero sin la presencia del oficialista Partido Nacional Demócratico, es decir el fin del régimen.

Egipto es el centro de gravedad del mundo árabe, no sólo por demografía, también cultura, situación geoestratégica y alcance de sus elites. Pocas semanas atrás nadie podía prever este escenario. El PND venía de obtener en noviembre pasado pasado una aplastante mayoría legislativa que dejó fuera de la oposición parlamentaria a los islamistas y los liberales de Al Wafd. Parecía que el plan de traspaso de la presidencia de Hosni Mubarak (82) a su hijo Gamal Mubarak (42) podría cumplirse a cabalidad. Pero la política es el arte de lo posible, y la muerte a lo bonzo de un desencantado joven profesional condenado a la cesantía o con suerte el subempleo en Túnez, inició una seguidilla de actos de desobediencia civil nombrada como Revolución de los jazmines contra los regímenes autocráticos de Medio Oriente, que tumbó al autócrata tunecino y que hoy tiene en alerta a los régimenes de Egipto, Jordania, Argelia, Marruecos y Yemen.

Mientras, la comunidad internacional se toma las cosas con cuidado, porque temen mucho más que Egipto entre

Continúa leyendo Egipto, el faraón golpeado por la revuelta de los jazmines