Emunah (Fe) en la busqueda de nuevas identidades judías

Escribir con entusiasmo creyente un post en apología a la Emuná (la palabra hebrea para fe) nunca estuvo en mis planes pues ‘soy ateo gracias a Di’s’ pero ¡Oy Gevalt!, me declaro ahora adicto a Emunah, la banda que remece el circuito británico de la world music. Su repertorio de hiphop y psyco-klezmer me hace gozar cuándo sacude las tradiciones judías con su con su fusión de melodías del mundo: rock, breaks, voces y bases drum & bass.

El nacimiento de está nueva fe sucede luego de noctámbulas conversaciones en una casa del norte de Londres el año 2002, cuándo dos amigos convierten el dormitorio de uno de ellos en el templo sacro donde hoy desvarían seis iniciados en la música radical judía. Se trata de una ‘fe’ cuyos demiurgos proceden de diversos orígenes étnicos, eso incluye creyentes judíos, israelíes agnósticos e inmigrantes rusos.

Pero como buena fe que se precie de tal, lo que está removiendo Emunah en los pubs britanicos sobrepasa la mera practica del klezmer world music; son parte importante de la actual revolución contracultural judía. Aquella que empezó en Nueva York a principios de los 90′ como el entusiasta intento de crear una nueva identidad judía, de estructura más radical, menos culpable y con nuevos sentidos de diversión. Ese mismo movimiento contracultural que edita Heeb Magazine, JLifestyle o The anarchist ortodhox, y que tanta falta hacen en nuestras mostrencas kehilot chilenas y andinas.

Emunah entusiasma porque no sólo suena bien sino que suena irremediablemente judío, adictivamente hip-popero y garantizadamente libre; como ocurre con su versión tardo-industrial del tradicional salmo Essai Einai, o el anómalo tango-beat, que sonará delicioso al publico trasandino de YOK (judaísmo a tu manera), la agrupación de amigos porteños que hastiados de proseguir con los kvetchjed (quejidos) de la argentinidad judía, está más preocupada de generar contenidos sin entramparse en evaluaciones y juicios de valor sobre la (im)pertinencia de sus actividades.

Esta reinvención del judaísmo por intermedio de la música tiene dos responsables:

Darren Turze, quien viene de cantar de su shul de infancia, pasando por rock’n’rolleros niggunim hasta comparecer en el espacio musical con su propuesta de Klezbass fusión. Por estos días se afana con el diseño de la música para la película documental ‘Children of the Ghetto’, un film sobre el barrio de Spitalfields, East London. Donde por doscientos años, cristianos, judíos y musulmanes han vivido y trabajado pegados el uno al otro. También le entusiasma el curso que dicta en Limmud de introducción al mundo de la música judía contemporánea. El único requisito que Darren pone es asistir con la mente abierta y escuchar música judía junto con rock, hip hop, drum’n’bass y electro.

El otro socio es Dan Silverstein, quien con su reconocida capacidad de escritura creativa y college en Ciencias Políticas en la universidad de Pembroke, logra hacer de Emunah un experimento sólido. En la actualidad administra PsychoSemitic, una serie de nocturnas experiencias en clubes que une a las personas por medio de DJs, arte en vivo y baile. La próxima cita es el 6 de abril en el bar 93 Feet East, un carrete No-alcohólico (por respeto a las costumbres islámicas), donde estará Y-Love, Jake Break & dj driver, una genial agrupación de hip hop newyorkino que juega a crear mundos cabalísticos con el uso del inglés, hebreo, árabe, latín, idisch y arameo.

Según su propia definición suenan como: “Some scratchin, some more bass…flavours from klezmer to bhangra, hip hop, reggae, breaks and drumn’bass fused with sounds from around the world.” Y sólo como referencia, los ‘menahels’ de esta nueva tribu reconocen a profetas como: LTJ Bukem, Bob Dylan, Sasha, Bjork, Ella Fitzgerald, Leonard Cohen, Reprazent, Rakim, Massive Attack, Shlomo Carlebach, Young, Orbital, Jimi Hendrix, The Roots y Johnny Cash.

La cofradía musical está compuesta por los siguientes revoltosos tzadikim: Darren Turze (guitarras), Dan Silverstein (lírica), Vika Evdokimenko (voz), Marc Specter (bajo), Beats Boy (drums), Meg Hamilton (violín) e Ibrahim Sha’ath (voz).

En definitiva, si estás aburrido de raperos que riman como boricuas o flaites copiones del gansta-rap, es el momento de la Emunah, escríbeles tu kvetch a mailto:info@emunahmusic.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s