Gadhaffi enfrenta su desafío más serio en 42 años

 
Esta revolución ciudadana inicia un nuevo ciclo político en Arabia

Debo decirlo, respecto a la cobertura de prensa sobre Libia, en esta ocasión estoy en desacuerdo con mi amigo Gunther Seelman. Antes de ayer el distinguido dirigente socialista judío me exponía como la agencia noticiosa TeleSur ha cubierto de modo ecuánime los eventos libios.

Decidí revisar, y me formé una implacable opinión: TeleSur, de modo  vergonzoso incumple con la misión periodística de informar. Se comporta como una agencia de relaciones públicas, y peor, ha sido sobrepasada por la realidad. Según TeleSur hoy viernes 25, Trípoli recupera la normalidad luego del discurso público del jerarca durante una manifestaciones pública a favor de Gadhaffi, y la oposición controla sólo las ciudades del Este del país. Pero es cosa de pegarse una vuelta por Lybia al Youm, la vía de comunicaciones de la oposición libia para darse cuenta que la noticia no dice relación con lo táctico sino con que la opinión pública del país petrolero ya degradó a Gadhaffi y su familia.

 La insurrección de las tribus o el colapso interno

En primer lugar Lybia al Youm informa ahora sobre la actitud de las tribus. La mayoría de ellas se ha pasado a la oposición. Falta eso sí una importante, la tribu Qadhadhfa, pero es obvio que así sea, lucha por su supervivencia ya que se trata de la hamule de Mu’ammar al-Gadhaffi. Los últimos días han roto con el régimen los Hawara, Azwaid, Aharabi, los Alawanin de la zona de Qasr, la antigua ciudad romana y bizantina, todas vinculadas al clan Sa’adi que gobernó el país en el pasado. Las tribus se refieren a Gadhaffi como “el tirano”. Otras tribus, que son transnacionales, como

Sigue leyendo