¿La hora de la guerra total contra Gaza?: Difícil.

Es difícil, muy difícil encontrar voces en el gobierno Kadima-Avodá  que no pidan una ofensiva masiva y extendida de Gaza.  Pero también es difícil muy difícil que ello suceda. Explicamos por qué.

Nadie duda que el tono de las declaraciones han escalado a narrativas intolerables. Por ejemplo, en este video, el ministro del interior de Israel, Meir Shitreet como respuesta a la lluvia de kassanim sobre la ciudad de Sderot  propone con mucha energía destruir completamente los barrios que sean utilizados por Hamas para lanzar cohetería contra las ciudades israelíes.

Shitreet, tiene una conocida trayectoria centrista en el mifleget haLikud, un hombre vinculado al centro-sur del país desde que emigró en 1967 desde su natal Marruecos; se hizo líder de los judíos norafricanos al ser elegido alcalde de Yavne, ciudad de emigrantes durante los 70’s. Un sujeto que apoyó el proceso de Oslo en los noventas, eso a pesar de las feroces críticas de buena parte de sus correligionarios.  No cabe duda de su compromiso. Cuándo Arik Sharon apostó por la salida unilateral de la Franja de Gaza, él lo apoyó y se unió al nuevo mifleget Kadima, la herramienta política que permitió viabilizar ese proceso para la centro-derecha.

Hoy, la situación es distinta. Shitreet está desilusionado y ha llamado “nivelar” los barrios desde dónde los hamasnik lanzan su cohetería contra Israel. Demás está decir que siempre habrá barrios y rincones urbanos dónde el activismo integrista podrá encubrirse para disparar al otro lado de la frontera palestina. En el mismo sentido que Shitreet, escuché en radio Kol Israel a Tzahi Hanegbi,  presidente de Kadima y jefe de la comisión de la Knesset para la Política Exterior y Seguridad, hablar de realizar una guerra a gran escala (non necesariamente una invasión),  en alusión a aquella tardía ofensiva terrestre contra Hezbollah en el verano mediterráneo de 2006. Incluso Haim Ramon, el más cercano concejero del gabinete de Ehud Olmert y quien en el pasado – y en varias ocasiones- se ha opuesto  con firmeza a este tipo de acciones maximalistas, ha dicho a la prensa que la combinación de medidas contra Hamas en Gaza tiene como función poner fin al régimen de Hamas en la Franja. “Podría tomar unos meses, pero el régimen de Hamas en Gaza, no durará” ha declarado a cuanto periodista le ha preguntado. En cuanto a la oposición de derechas del tipo HaIjud HaLehumí, ellos apoyan una invasión ‘wall-to-wall’, es decir, entrar a la totalidad de la Franja; reocupar a continuación militarmente Gaza y reconstruir los asentamientos agroindustriales de bloque de asentamientos Gush Katif, entregados a los palestinos y hasta el día de hoy, abandonados.

Se puede presumir entonces que en caso de una reanudación de la opción  militar por parte de Israel se siga centrando en la destrucción de las células de combate de Hamas, mediante la táctica conocida de enfrentamiento directo por copamiento del espacio en los suburbios urbanos,  forzando la defensa palestina  a reaccionar, con la consiguiente exposición de las fuerzas más sacrificables de Hamas, la infantería no especializada a combatir. Los jóvenes reclutas están condenados a la derrota por su inferior capacidad de fuego.  Al mismo tiempo, Tzahal intentará hallar y destruir los sitios urbanos dónde se fabrican los cohetes . Las implicancias militares y políticas de semejante escenario de combate urbano son fáciles de preveer.

Luego de eso, Israel permitiría, incluso alentaría a las naciones donantes, árabes y no árabes, a invertir en la rehabilitación de la infraestructura de Gaza. Llegado ese momento, Israel estaría de acuerdo a que una solida fuerza de tareas multinacional, análoga a la que actúa hoy en el Sur del Líbano, entrase en Gaza y vigilara el cese del  fuego y la reorganización administrativa de la Franja de Gaza

Esta perspectiva plantea una pregunta obvia ¿Por qué no intentar entonces un cese del fuego general más la intervención de una fuerza multinacional sin tener que proceder a un previo baño de sangre? Por parte de Hamas, hay claridad; no lo desea, o al menos todavía no hay consenso sobre la posibilidad de entregar la administración de la Franja a una fuerza multinacional. No se puede dejar de lado  los objetivos de Hamas, empeñado en la destrucción de Israel, y dónde el tiempo siempre juega a su favor (de sus objetivos maximalistas, no de la población palestina). Para Israel, es impracticable la intervención extranjera sin el desalojo previo de Hamas de sus redes de poder sobre la población palestina.

En razón de lo anterior hay algunas cosas claras. Cuándo la resistencia es resultado de una base amplia de resistencia y esta no tiene nada más que ofrecer que luchar hasta el final, como sucedió con los descorazonados seculares guerrilleros de Fatah en Al Qarameh en 1967, el ataque sólo la fortalece. Y para el caso particular de Hamas, ellos pueden además seguir causando alarma y descalabro sobre los israelíes. Más aún, sus líderes pueden escabullirse bajo tierra, o escapar a Egipto, y por la dinámica de red de una estructura adaptada al conflicto, sus cuadros –en caso necesario- pueden ser sustituidos bastante rápido. ¿Cuánto tiempo le tomó a Ismael Haniyeh suceder en propiedad a Abdel Aziz Rantisi?.

Seamos claros. La fabricación de cohetes no terminará nunca, siquiera mediante la formula de una ocupación total, bloque por bloque y permanente de la Franja por la Tzavá Haganá LeIsrael. Un escenario que de paso transformaría a los jahalim en patos de caza. Ahora, los soldados podrían hacer lo que escuchamos declarar a Shitreet, que no es otra cosa que arrasar cada bloque dónde exista actividad militar ¿Conoces algún sitio en Gaza City que no tenga ocupación militar? Al llegar a este punto estaríamos concediendo la razón a los dichos que el líder derechista Rehavam ‘Gandhi’ Zeevi, muerto por un comando del FPLP al comienzo de  de la Intifada de Al-Aqsa declaraba el año 2000, que apostaba por el fin de la Gaza árabe.

¿Cuánto tiempo podría durar una operación semejante? ¿Cuánto duraría el gobierno de Mahmud Abbas en Cisjordania sin repudiar las negociaciones de paz? ¿Y en Egipto, cuánto podría resistir el gobierno de Mubarak sin hacer nada ante una invasión de semejante naturaleza? ¿Cuánto tiempo pasaría antes de reiniciar Hezbollah ‘el segundo frente’ en el Galil? Por último  ¿Qué acuerdos se terminarían de modo precipitado antes que las compañías globales del mundo den inicio a inversiones que dejan fuera a las empresas israelíes?

En conclusión, sea cual sea el resultado de las elecciones israelíes. Netanyahu o Livni. Incluso, como se anticipa,  si el derechista partido Yisrael Beiteinu sale de la oposición y entra a la coalición de gobierno convirtiendo al moldavo Avigdor Lieberman en un actor principal de la política exterior israelí; Es difícil, bastante difícil que la promesa o demanda falaz de terminar con Hamas re-ocupando Gaza se ponga en práctica, a pesar que en estos días sea corriente escucharlo, y que sus agoreros se multipliquen.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s